Cantos Rodados

1
884

Yo quiero lo que tú quieres.

Tú quieres lo que yo quiero.

Y ninguno de los dos

sabemos lo que queremos.

Tu eres todo y eres nada.

Todo, si tu voz se enciende.

Nada, si tu voz se apaga.

¿Qué importa que el corazón

pueda tener sus razones

cuando no tiene razón?

Tu querer era mi muerte.

No lo quise saber

por no dejar de quererte.

No es que tú me hayas dejado,

es que te has ido de un sueño

en el que yo me he quedado.

todos morimos de amor,

queriéndolo o sin quererlo.

Morir no es perder la vida:

morir es perder el tiempo.

José Bergamín

1 Comentario

Dejar respuesta