Carta de amor “Besos que se van… no se si llegarán”

0
572

Tengo un manantial que vierte sus aguas en mi jardín…
Manantial que poco a poco, va regándolo con gotitas de amor.
Hermoso vergel, donde cultivado con hermosos gladíolos, mis besos se guardan entre violetas y azahar.
Al alba recorro mi jardín, mis besos dormidos prevalecen y con sigilo los he de despertar. No queriéndolos lastimar, tomo dos de tantos que hay y en mi mano con un leve soplo, al viento ofrezco, para que a ti te los vaya a llevar.
Amor…
¿ Te habrán llegado ya tantos besos, que en tantos también albores, al viento entregué?
Centinela soy de mi jardín, porque en el prevalece mi sentir y a punto de dormir, con mis píes descalzos y envuelta en suave camisón de satén, convierto a la noche en testigo del paseo que doy por mi vergel, repleto de besos y amor.
Mis besos también se quieren dormir y entre mis dedos atrapo a uno de ellos, volviendo a llamar al viento, para que él fiel mensajero, en tus labios los pose y con ellos entregarte otra gotita del inagotable manantial.
Al viento doy mi mandato, para que al alba mis dos besos te despierten y el que te acompaña en tu dormir, se posen los tres en tus labios y se prendan ardiendo con pasión.
¿ Te habrá entregado el viento tantos besos, que en tantos días por él te envié?
El viento mudo a mi regresa y no me dice lo que piensas, si mis besos ardiendo en tus labios los dejas, o con un soplo también, los desechas.
El viento es el espía que atrapa tu silencio…
Viento que escuchas lo que dice el silencio.
Dime viento…
Cuando mis besos en sus labios se posan…
¿ Qué es lo que hace con ellos mi amor?

Vía: tuscartitas

Dejar respuesta