Poema – Desdén

1
719

Si tan sólo una caricia

de tus ojos consiguiera,

precio digno de tal gloria

la vida me pareciera.

Si con mortal puñalada

tu rencor me hiriese un día,

por padecer de tu mano

contento sucumbiría.

Pero lo que de seguro

va a darme muerte angustiada

es uqe para mí no seas

caricia ni puñalada.

Leopoldo Lugones

Compartir
Artículo anteriorNo sé
Artículo siguientePor tí

1 comentario

  1. ESTE ES UN GRAN FRAGMENTO CON MUCHA VERDAD TODO EN REALIDAD ES CIERTO ES MUY LINDO YH LLEGADOR

Dejar respuesta