La llama del amor

0
685

El fuego de una pasión

muy tarde o nunca se apaga,

aunque en el pecho se haga

pedazos el corazón;

porque el alma enamorada

que aparece fría y muerta

se reanima y despierta

al calor de una mirada.

Teodoro Guerrero

Dejar respuesta