Poema para el día de la Madre

7
689

Llevo en el alma la divina huella

de tu recuerdo, madre inolvidable;

otras pisadas  hay, pero tan bella

ninguna habrá, ni tan imperdurable.

En tu interior un día me tuviste,

y en  tu interior me llevas todavía.

Nunca al pensar en ti puedo estar triste,

pues soy tan tuyo como tú eres mía.

Autor: Francisco Álvarez Hidalgo

7 Comentarios

  1. no pues esta bien padre y esta muy loindo esta muy dedicado
    ala madre el kelo hiso felicidades esta bonito

  2. Es muy tierna la poesía al día de las madres. ¿Yo qué podría decir a mi madre ya muerta? Pues decirle, con la voz del silencio, que tengo un grito en la garganta que, al liberarse, lo escuchaarán, muy sonoro, el árbol sin hojas, el bosque sin árbol, el pajarillo sin nido, el río sin agua, el firmamento sin esrellas, las nubes sin lluvia, mis recuerdos sin ti.

  3. Quiero rendir homenaje a la memoria de mi madre con el siguiente poema:

    Presencia y ausencia de mamá
    Poema de Raymundo Reynoso Cama.(Peruano)

    La presencia de mamá me hace ver las nubes cabalgar
    sobre los duros hombros de las agitadas olas del mar,
    que se alzan, en pausado vuelo al infinito, para navegar
    gallardas en su inmensidad, inspiración de nuestro mirar.

    La presencia de mamá me hace sentir, en la lluvia, su nobleza
    que riega de bendición la sed y esperar de la misma naturaleza,
    requerimiento y encantos humanos que escuchan esas melodías
    en cada trajinar de los ríos, en cada transcurrir de nuestros días.

    La presencia de mamá, hace que mis sueños tengan que soñar
    con querencias y adquisiciones que logran saciar mi esperar
    con ansias pueriles de ternura, con calor, con abrigo maternal,
    y se posan en el álbum del recuerdo, con principio y sin final.

    Tu ausencia, mamá, produce una añoranza en mis ilusiones,
    que al tocar la realidad se esfuman sigilosas mis aspiraciones,
    llenándome el alma de mucho dolor, desencanto y pesadumbre
    del pensar sin pensamiento, de la rutina y hábitos sin costumbre.

    Tu ausencia, mamá, hace que tenga un grito en la garganta,
    que al liberarse, lo escuchará atenta esa pradera pura y santa,
    el bosque sin árbol, ese árbol sin hojas, algún nido sin pajarillo,
    pajarillo sin vuelo, campo sin río, hasta el mismo sol sin brillo,
    firmamento sin estrellas, pasión sin ningún arrebato ni frenesí,
    ansias sin sosiego, mi motivo sin encanto, mis recuerdo sin ti.

  4. Que lindas metáforas de Raymundo, mwe emociono mucho cada vez que leo ese poema dedicado a las madres.

Dejar respuesta