Qué difícil es decir ‘Te quiero’… O qué desgastado está

0
576

¿Qué hay detrás de esa pequeña frase que tanto nos cuesta decir? ¿La decimos con facilidad y nos acostumbramos a ello? Hoy en día esas dos palabras están tan desgastadas que ya no sabemos si tienen validez.

Nos pasamos la vida buscando a ese alguien especial para compartir todo aquello que rodea nuestra vida pensando que, todo llegará a una estabilidad firme y duradera. Idealizamos, visionamos a largo plazo, hacemos planes, creamos ilusiones. Al final los planes pueden salir bien. O mal. Dicen que nunca lo sabremos si nunca lo vamos a intentar.

Lo que sí es cierto es que nos pasamos la vida perdiendo cosas, viviendo momentos y desgastando algunas palabras que quizá tenían un significado y se ha ido perdiendo a lo largo del tiempo. La palabra te quiero... Esa palabra. ¿Cuándo empezamos a decirla? ¿La decimos a diario? ¿Qué significa para unas personas y para otras?

970641bf518316525e6404b609e66557

Cuando una pareja se dice por primera vez te quiero nos desenvolvemos en un momento mágico en el que se consolida una relación. Se sobreentiende que hay deseo mutuo y se abre ese vínculo entre los dos que comparten ese sentimiento.

Pero la rutina es horrible. La monotonía, las costumbres… Hacen, o más bien exigen que lo digamos cada día. En el momento que lo decimos como ‘coletilla’ de alguna frase, se convierte en uno de los peores aliados para acabar una frase. Es ahí cuando quizá, esas dos palabras empiecen a desmenuzarse, a corromperse y a perder sentido. Lo decimos por decir, por acabar una frase bonita, por despedirse… Pero sabiendo que no significa lo que aquel día nos hizo sentir.

Es cierto que hablamos lógicamente de figuras estereotipadas y que cada relación es un mundo, como también lo es que esta pareja de palabras es una de las más difíciles de decir. Con frecuencia escapamos de ese compromiso implícito que conlleva. Nos sometemos a darle forma a un sentimiento y a la hora de decir estas dos palabras sentimos esa imposibilidad de retractarnos.

f88c46e3a541f05097169f8776e4847d

No todo está perdido. Hay parejas que saben ‘racionar’ y medir estas dos palabras y que cada vez que se pronuncia se crea un momento especial. No desgastemos esta bonita palabra que vemos cada día en las películas, no subestimemos el poder que tiene de hacer sentir a la otra persona especial y no abusemos del significado de esta pequeña frase que puede cambiar radicalmente el día de una persona. Quizá es que aprendemos a buscar problemas donde no los hay, para no tener que solucionar nada.

Fotos | Pinterest

 

Compartir
Artículo anterior4 novelas románticas imprescindibles
Artículo siguienteIdeas para una fiesta temática
Persona humana amante de las letras y del arte con mayúsculas. Siempre sentí curiosidad por la gente y sus extraordinarias rarezas. Algún día volveremos a comunicarnos en las cabinas de teléfono y a poner sellos en los sobres. Mientras tanto... Publicidad, Marketing, 2.0, Blogger, creatividad, actualidad, tendencia, moda, DIY, redes sociales, lovemarks, engagement, fotografía, literatura.

Dejar respuesta