Trucos para que el estrés no nos amargue el día

0
326


Hay días en los que por una cosa o por otra parece ser que el mundo se conjuga en contra tuya, y todo te sale al revés desde primera hora de la mañana. Y si ya hablamos del final del día el estrés hace de las suyas y aparece en nuestras vidas, y es que el ritmo frenético que llevamos hoy en día hace estragos en nuestra salud, pero también en nuestras relaciones de pareja.

El estrés es algo que nos persigue a diario, sólo hay que intentar reducirlo para que su impacto sea menor en nuestras relaciones con el mundo en general.

Hoy te propongo varios trucos sencillos que te ayudarán a reducir el estrés de tu vida, y a la vez mejorarán tus relaciones con el resto del mundo, ya que verán en ti una persona calmada, equilibrada y por supuesto  nada estresada.

  • Lo primero que tienes que hacer es sonreir. Sonreir es muy importante porque hace que tus músculos faciales se relajen y la sensación de relax se transmite al cerebro. Y es una sonrisa en la cara puede cambiar tu día, pero siéntela desde dentro.
  • Todo el mundo que hace deporte por las mañanas lo dice, que después del ejercicio, una ducha, y te quedas nuevo, además empezarás el día con las pilas cargadas. Prueba  hacer algo de ejercicio en pareja, como por ejemplo salir con la bicicleta, o a correr.
  • Para reducir tu nivel de estrés también podrías optar por practicar algún tipo de meditación o relajación. El yoga o taichi puede ayudarte a relajarte. Aunque también puedes optar por una habitación oscura un poco de música relajante y a dejar de pensar en todo.
  • Además de todos estos trucos que te estoy dando, debes tener en cuenta que el cambio de tu vida para reducir el estrés debe salir de ti, debes pensarlo, creértelo, es decir debes ser positivo, y de este modo verás las cosas de otro modo. Porque el pensamiento negativo no te hace ningún bien, y además el “no” sólo trae más estrés a tu vida.  Valora más lo positivo, intenta ver siempre el vaso medio lleno.
  • La comida también es importante porque ya sabes aquello “Mente sana, in corpore sano”, así que aliméntate de forma equilibrada.
  • Cuando estés en una situación que te produzca mucho estrés párate en seco, cierra los ojos, respira hondo y piensa las cosas antes de actuar para no convertite en una bomba a punto de estallar.
  • Y este el truquillo que más me gusta, date un baño relajante con la bañera llena de agua caliente y quizá alguna vela aromática, te quedarás como nueva.

Dejar respuesta