Una bonita historia: cruzar Italia por amor

0
704

Los caminos del amor son inexcrutables (como los del señor) y a veces no tenemos más remedio que conformarnos con lo que no toca porque hay veces que no podemos hacer nada. ¿Por qué os digo esto? Hoy he encontrado una historia de amor un tanto curiosa que me ha llamado la atención y que quería referios. 

En Italia un joven italiano llamado Daniel Briatore viajó por toda Italia buscando a su novia, Patrizia Masoero, que le había dejado tras seis años de noviazgo, para hacerse monja. La joven decidió ingresar en un convento y así se lo comunicó a sus padres y al que hasta entonces era su pareja. Evidentemente lo dejó y se esfumó sin decir en qué convento ingresaría. 

El joven, conmocionado por la situación, no se dió por vencido y comenzó a buscarla por toda Italia, intentando encontrar el convento en el que se encontraba. Viajó durante un mes desde el norte al sur de Italia, recorriendo más de 700 km, hasta que por fín descubrió que ella se encontraba en el convento de Montecassino, en el sur del país y cerca de la localidad de Nápoles. 

Al llegar allí se plantó frente al edificio y esperó a que Patrizia saliera pero, ¿qué puedes hacer cuanto tu novia decide que prefiere llevar una vida tranquila y de celibate en lugar de estar contigo?. No se lo que harías vosotros pero Daniel se quedó frente al convento durante dos días para hablar con su ex novia. Contaba con el apoyo de todos los vecinos de la pequeña localidad, pero el que más le interesaba no llegaba. Una hora tras otra, pasaba el tiempo sin que la joven saliera a responder a su súplica y entonces colocó una pancarta en la que rezaba “No quería llevarte conmigo, sólo hablarte, porque te amo”.

Allí la dejó y abandonó Montecassino afirmando que haría locuras con tal de recuperarla y volver a abrazarla. Su sacrificio no valió para nada, ya que la pancarta fue retirada casi al instante manifestando así la desición firma de Patrizia de tomar los hábitos. 

A veces las locuras de amor tienen final feliz y otras están abocadas al fracaso, pero por menos hay que intentarlo. Y vosotros ¿habéis hecho alguna locura por amor?

Vía: ABC

Compartir
Artículo anteriorVienes a mí…
Artículo siguienteEl amor es perdón

Dejar respuesta