Frase de Groucho Marx

Es mejor estar callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente.