Origen y evolución del pastel de bodas

Las comidas y los pasteles de boda vienen desde los antiguos romanos, que acostumbraban a derramar cebada y tortas de trigo sobre la cabeza de la novia, como una manera de desearle buena suerte y ensalzar su fertilidad.

Como símbolo de fertilidad, la pareja de novios tenía que comer una porción de las migajas de torta, además de un puñado de confeti compuesto por frutas secas, nueces, almendras y miel.

Hubo panaderos romanos que quisieron sacar la costumbre de tirar los pasteles a los novios, y propusieron hacer pequeños pasteles dulces sin romperlos, pero no tuvieron buenos resultados, los invitados se divertían demasiado tirando los pasteles al aire.

Por las Islas británicas, se acostumbraba a hacer una pila grande de bollos, galletas y productos horneados en un montón enorme. Se supone que mientras mayor fuera el montón de pasteles y bollos, mayor sería la prosperidad de la pareja.

Tiempo después, durante el reinado de Carlos II, un chef francés visita Londres y sorprendido de estos montones de dulces amontonados unos sobre otros, crea el famoso pastel de bodas en niveles. La torta de tres niveles es la tradicional hoy en día, tiene todo un simbolismo y que los novios corten el primer trozo, significa que compartirán su vida, mientras que el trozo que comen los invitados, garantiza la buena suerte.

Una creencia supersticiosa dice que, las mujeres solteras, deben dormir con un pedazo de la torta de bodas bajo su almohada, y así encontrará muy pronto a su futuro esposo.

Fotos: (Cupcake) flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here