Amor a los 40

0
845

Una vez que hemos llegado a los 40, la vivencia de aventuras parece quedar atrás. Pasados los 40 quizás nos apoyamos más en la confianza, en el apoyo y el sostenimiento mutuo que nos ayuda a levantarnos de los golpes de la vida.


En la etapa de los magníficos 40, las relaciones interpersonales son ese proceso de construcción que compartimos y maduramos junto con la persona amada. Queremos evitar la soledad? Quizás sea el caso.

Pero en multitud de ocasiones, cuando estamos en pareja y caemos en la rutina, aprovechamos ciertas situaciones que pueden proporcionarnos placer a corto plazo, en esta ocasión es esencial aprender a decir Sí o No.

Pensar con la cabeza es un ejercicio bastante bueno, quizás un placer a corto plazo, horas, días, unos meses… no nos beneficie en nada.

¿Realmente merece la pena? Algunas veces es mejor parar y pensar realmente si para nuestro futuro es merecedor el decir sí a una situación que se sabe de antemano que no funcionará,  ya que esta puede desencadenar consecuencias catastróficas.

El placer o disfrute momentáneo no puede ser la base de una relación solida. Dentro de las relaciones de pareja existe, por suerte, mucho más que eso. Amor, respeto, comunicación… estas serán algunas de las bases donde se sustenta un amor de verdad, un amor incondicional.

Esto no significa que si no os encontráis bien en pareja, debáis continuar… todo lo contrario. Pero si quieres a esa persona que te espera en casa, a esa persona que cuida de ti, a la persona que te acompaña en los malos y buenos momentos, a esa persona madre o padre de tus hijos… quizás antes de embarcarte en alguna aventura, merece la pena dar otra oportunidad a tu amor.

Es mucho más sencillo saltar al vacío, que subir la montaña… pero una vez arriba el logro de haber comenzado esa travesía y haber llegado a la cumbre es, sin duda, mucho mejor que un salto de segundos.

Construye un viaje, con el amor de tu vida… aprended, reíd y disfrutad del camino… no serán fáciles muchos tramos, pero merece la pena.

Dice un sabio proverbio Chino: “la cima de la montaña se alcanza dando el primer paso”

¿A qué esperas para dar tu primer paso?

Compartir
Artículo anteriorMima tu Relación
Artículo siguienteCómo ahorrar en tu boda
Diplomada en Educación social; técnico en laboratorio de imágen; tengo mucha experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria... etc. Además soy peluquera.. cosas de la vida! Por otro lado me encanta dibujar, la fotografía, la música, leer por la noche, Moto GP, la danza y claro está escribir (Tengo algunos cuentos y relatos cortos)... entre muchas otras cosas!

Dejar respuesta