Elige tus votos

El momento de los votos es un ritual de las ceremonias católicas y, por lo tanto, se dan en las bodas religiosas. Es el momento en que los novios manifiestan el compromiso de unirse en matrimonio, hablan de lo que para ellos significa y expresan sus sentimientos.

En España, se sigue el protocolo marcado por la ceremonia religiosa, en la que el cura recita las frases habituales (Yo, te quiero a ti como esposa/o, prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad…), y cada uno de los novios lo repite en su turno.

En otros países, como Estados Unidos, es habitual que sean los novios los que preparen sus votos que luego tendrán que recitar durante la ceremonia. Este es un hecho que hemos visto en casi todas las películas americanas y que, por lo visto, se ha puesto de moda también en nuestro país.

Por ello y, sobre todo en las bodas civiles, cada vez son más las parejas que han puesto en práctica esta modalidad y quieren dedicar este momento tan especial a su pareja. 

La idea es crear un momento muy emotivo, ensalzar las cualidades del futuro cónyuge, manifestar la ilusión del momento y del común proyecto que inician, compartir un sentimiento íntimo con todos los invitados… Aunque, también es cierto, que esta fórmula puede resultar algo incómoda o violenta para alguno de los protagonistas.

Si habéis decidido incluir vuestros votos personalizados en la ceremonia, lo mejor es que lo viváis con naturalidad, emoción e, incluso, humor. Ya que va a ser un momento tan especial, qué mejor que aprovechar vuestros recuerdos, anécdotas y argumentos de complicidad para crear unos votos originales, divertidos y únicos. Siempre resulta envidiable y especial, hacer alusión a algún recuerdo, circunstancia o aspecto que sólo conozcáis vosotros dos y que pueda robar una pícara sonrisa a tu pareja. Los votos pueden estar cargados de sentimientos y amor, pero no tienen porque estar reñidos con el humor. Y, dado que va a ser un momento muy emotivo, un toque de comedia siempre puede ayudar a evitar el nudo que se puede agarrar a tu garganta, impidiendo que salgan las palabras.

Elige tus votos con calma, naturalidad y sinceridad. Lo más importante es lo que se dice y que salga de lo más adentro pues, luego, con la rutina, se nos olvida decir esas cosas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here