Nuevas ideas para una boda de Invierno

Los copos de nieve y las piñas son motivos de boda ya muy probados en los inviernos, pero no porque todos utilicen esos mismos motivos en las bodas invernales, ustedes tienen que hacer lo mismo. Aquí van algunas ideas para reinventar las típicas y repetidas bodas de invierno.

Los colores de la boda:

Los rojos y verdes son fiel reflejo de la temporada, pero exagerar esa combinación de colores no es más interesante de lo que sería probar una paleta de colores en plata y negro, con detalles de cristal para añadir un poco de glamour a tu boda de invierno.

Para la ceremonia, piensa en un corredor de terciopelo blanco por el pasillo, adornado con cinta de raso blanco, o adorna el altar con un telón de fondo que parezca una cortina de cristal adornada con hilos colgantes llenos de orquídeas blancas.

Si la ceremonia es al aire libre, entrega a los invitados un paraguas claro en la medida que llegan.

Las flores:

Considera flores como las hortensias blancas, envueltas en su tallo con una cinta blanca adornada con cristales.

Las invitaciones:

Unas invitaciones hechas en papel galante de color negro, marrón chocolate o un fuerte berenjena y escritas a mano, son muy innovadoras. Envía las invitaciones en sobrecitos de plata.

Centros de mesa:

Para aumentar el dramatismo de las mesas, usa floreros hechos de hielo si la boda es al aire libre. Un florista puede arreglar las flores para que se pueda entrever la luz de las velas que rodearán a estos floreros, realzando la elegancia de la mantelería y la porcelana de cristal esmerilada.

Tarjetas en las mesas:

Para impresionar a todos, nada mejor que unas tarjetitas escritas a mano con tinta de plata, a las que hay que adjuntarles un cristal individual junto a una cinta.

La música:

Un pianista de música clásica es una manera segura de crear un ambiente elegante, pero piensen en un acompañamiento más inesperado, como un cuarteto que cante a capela la música de fondo de la recepción. El grupo puede cantar jazz y las canciones favoritas del pop para conseguir un ambiente de fiesta, aunque un violonchelista les ayudará a conseguir un ambiente más clásico.

La hora del cóctel:

Añadir elementos sorpresa en los bebestibles, es una gran manera de comenzar el cóctel. Sirvan chocolate blanco en tazas de café pequeñas y ponche de huevo en pequeños vasos de ponche para los invitados, a medida que llegan. En el bar, tengan vino de arroz japonés y vodka con sabor dulce, que pueden servir con cristales de azúcar.

El pastel:

Un pastel de estilo vintage, espolvoreado con polvo plata comestible y adornado con una cinta blanca hecha de azúcar y adornada con gotas que caen hacia los lados es muy creativo.

Picadillos:

Prueben ideas nuevas, como dar a los invitados, pequeños envases de arándanos cubiertos de chocolate o castañas asadas. Mejor aún si ofrecen un chocolate caliente junto a unos churros de la estación. Esto es lo ideal para terminar la noche.

El viaje de los novios:

Tal vez un destino cálido sea más demandado que uno frío, pero una escapada a la nieve, en una cabaña situada cerca de un lago, o ir al hotel más lujoso de Aspen para esquiar, es realmente encantador y novedoso.

Fotos: (Sleepyjeannie) flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here