El coche de los novios

Es tradición que la novia llegue a la iglesia o lugar de celebración del enlace matrimonial, en un coche especial, llamativo, adornado con motivos florales y muy elegante.

Ese mismo coche es el que luego suele servir para transportar a los novios hasta el lugar donde se celebrará el banquete.

En muchas ocasiones, el tipo de coche elegido, los adornos escogidos y el resultado final de la preparación suele ser una sorpresa para la novia.

Hay quien escoge el coche más nuevo, más elegante o de gama más alta que cuenta entre sus amigos o familiares. Con unos sencillos adornos en los laterales, pueden dar el toque elegante y exacto que indique que se trata del coche de la novia.

Otros, prefieren alquilar un vehículo específico para ese momento. Existen muchas empresas especializadas en este ámbito que proporcionan tanto el coche como el conductor para toda la jornada.

Entre las propuestas más buscadas están las famosas limusinas que siempre llaman la atención. La celebración de una boda puede ser la excusa perfecta para alquilar este tipo de vehículos que no son muy habituales en la carretera.

También hay quien prefiere un coche clásico que nos remonta a otra época. Estilos muy románticos de los años 30, 40 ó 50 con marcas tan emblemáticas como el Cadillac.

Otra opción muy habitual es transportar a los novios en un elegante coche de caballos. Este tipo de vehículo siempre da un toque señorial y de distinción. En este caso, evidentemente, es para realizar trayectos cortos y en épocas del año cálidas donde la temperatura y el buen ambiente acompañe a los novios en tan placentero viaje.

Siempre está la opción de sorprender a los novios con un coche divertido, antiguo pero destartalado, o incluso, con un tractor u otro vehículo rural. Eso ya es cuestión de conocer los gustos y sentido del humor de los sorprendidos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here