¿Qué piensa un hombre cuando le aplicas el contacto cero?

contacto cero

Una ruptura de pareja es una de las cosas que más dolor proporciona en esta vida. Son momentos muy duros donde los recuerdos aparecen en todo momento en nuestra mente, sin poder deshacernos de ellos, lo que aumenta aún más el dolor. Saber tratar esta situación es clave para mitigar ese dolor. En este sentido, la técnica de contacto cero es una de las más efectivas que podemos aplicar. Una técnica que además de ayudarnos a llevar mejor la situación, puede permitirnos conseguir una segunda oportunidad con ese hombre o mujer con el que tantas cosas buenas hemos compartido. Ahora bien, ¿qué piensa un hombre cuando se le aplica el contacto cero? ¿Os lo habéis preguntado alguna vez?

¿Qué es contacto cero?

Antes de nada, creemos que es importante hablar sobre qué es el contacto cero para todas aquellas personas que no hayan oído hablar de este concepto. Pues bien, el contacto cero, como te imaginarás no va a de regalar flores ni bombones a ese hombre especial, sino más bien todo lo contrario. Lo que se busca es cortar todo signo de comunicación con la otra persona por medio de cualquier vía. Aquí se encuadra no hablar con ella, no contestar a sus llamadas, no responder a sus mensajes e incluso no entrar a sus perfiles sociales.

Como hemos comentado anteriormente, el objetivo de aplicar el contacto cero es poder olvidar a esa persona lo antes posible, pero utilizado de forma correcta, también puede ser nuestro gran aliado para conseguir una segunda oportunidad con ese hombre que tan especial nos hace sentir. En este último caso, es importante conocer qué puede llegar a pensar un hombre cuando le aplicamos el contacto cero.

Qué piensa un hombre cuando aplicas el contacto cero

Como os podéis imaginar, al aplicar el contacto cero sobre un hombre para conseguir una segunda oportunidad, es hacer que esa persona que se ha separado de tu vida te empiece a echar de menos, volviéndole a entrar ganas de estar contigo.

Lo primero que le suele venir a la cabeza son todos esos momentos de su vida que ha pasado junto a ti, muchos de ellos momentos muy intensos de gran felicidad. Al cortar todo tipo de relación con él, lo más probable es que tenga la esperanza de pueda existir un pequeño contacto que demuestre que pensamos en él. Cuando se da cuenta de que esto no es así, lo primero que se le vendrá a la cabeza es qué estará haciendo y por qué desapareció de forma tan de repente.

Otro de los pensamientos habituales es una sensación de rechazo, quizás algo que no se pudiera esperar y que lo más probable es que le cause cierto dolor. Este dolor podrá ir en aumento con el paso de los días y las semanas, llegando a pensar que la otra persona ya le ha olvidado o que ha rehecho su vida.

Con el paso del tiempo, el hombre tenderá a olvidarse de lo malo que llevó a la ruptura, quedándose únicamente con lo bueno. Este se traducirá con una idealización de la pareja, donde en su cabeza resaltará más lo bueno que lo malo, pudiéndole entrar la nostalgia y las ganas de volver a intentarlo.

Está claro, que lo que se busca con el contacto cero es un efecto psicológico con el que conseguir que ese hombre se de cuenta de que la separación no fue la mejor decisión.

Ir arriba