El ramo y la novia

ramo novia

Como es conocido, la novia debe desplegar su hermosura al máximo el día de su boda. Es ella la protagonista exclusiva de ese momento y nada ni nadie pueden opacarla.

Es por ello, que se deben tener en cuenta cada uno de los detalles, para que llegado el día todo sea perfecto.

Sin embargo, el ramo de la novia no es una elección menor, sino por el contrario, encierra en sí una serie abundante de detalles y pormenores a tener en cuenta. Por ejemplo, el color del ramo dependerán del color de piel de la novia, del tono del género empleado para confeccionar el vestido y de la estación del año en la cual se celebre la boda.

Lo mismo ocurre en cuanto a las flores a elegir, pues ellas dependen del carácter de la novia, además de todos los ítems antes mencionados.

Ahora bien, hay una serie de secretitos que pueden ser de verdadera utilidad al momento de seleccionar un ramo.

Por empezar, el color de las flores debe ser acorde al color del vestido. Recordar que el vestido blanco combina con cualquier tono de flor. Pero por ejemplo, si el vestido es en las gamas de los azules, jamás podremos combinarlo con flores rojas intensas, pues sería un verdadero desastre.

Otro detalle, es que las pieles oscuras hacen un buen contraste con las flores rosas y naranjas suaves, mientras que las pieles blancas llevan de maravillas las flores naranjas fuertes y color hueso.

Fuente: facilísimo

 

Ir arriba