autor

Un poema para enamorar

Deja caer ese orgullo en el olvido, libera la emoción en sensual entrega, y en el místico roce de la piel nueva, hechizaré suavemente tus sentidos. Entrégate, mas no me des nada... Envenéname de ilusión controlada, inúndame de la necesidad...

Poemas – Apaisement

Tus ojos y mis ojos se contemplan en la quietud crepuscular. Nos bebemos el alma lentamente  y se nos duerme el desear.    Como dos niños que jamás supieron de los ardores del amor, en la paz de la tarde nos...

Despedida

Te vas y yo me quedo para siempre conmigo. Una quietud de árbol nace por mi cintura. Te vas como una sombra, reptando la llanura,  herida por las uñas larguísimas del trigo.   Amiga mía fuiste cuando yo fui...

Poema – Martirio

Al ver la angustia que siento si te apartan de mi lado, todos comprenden al punto la gravedad de mi estado. Con alarma me reprochan la pasión de que me muero, y yo nada les respondo pero más y más...

Aquel beso

¡Aquel beso, aquel beso, semilla de mi pasión!   De él quedé por siempre preso,  siento su gigante peso encima del corazón.   Con él me quitaste el seso  antes de tener razón;   va en mis entrañas impreso y muero bajo el acceso  de...

Vienes a mí…

Vienes a mí, te acercas y te anuncias con tna leve rumor, que mi reposo no turbas, y es un canto milagroso cada una de las frases que pronuncias. viene a mí, no tiemblas, no vacilas, y hay al...

Cantos Rodados

Yo quiero lo que tú quieres. Tú quieres lo que yo quiero. Y ninguno de los dos sabemos lo que queremos. Tu eres todo y eres nada. Todo, si tu voz se enciende. Nada, si tu voz se apaga. ¿Qué importa...

¡Oh, cuál te adoro…!

¡Oh, cuál te adoro con la luz del día, tu nombre invoco apansionada y triste, y cuando el cielo en sombras se reviste aún te llama exaltada el alma mía! Tú eres el tiempo que mis horas guía, tú...