Perder a tu marido a los 24 años, un amor para siempre

Andy y su novia estaban muy enamorados y acostumbrados a vivir vidas poco tradicionales. Hasta la propuesta de matrimonio de Andy fue diferente: “Si resulta que este es incurable, ¿te casarías conmigo?”. Hoy te contaremos una historia de amor que nos lleva a reflexionar y a valorar más al verdadero amor. Todos nos merecemos tener un amor para siempre, como el de Sara Mc Bride y Andrew Cray.

Un encuentro poco esperado

Vivir un amor para siempre
Fuente: Medium

La pareja se conoció en la Casa Blanca, en un evento en honor a la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales en junio del 2012. Sara se había hecho conocida públicamente como una mujer transgénero, Andrew había sido un hombre transgénero varios años atrás y en el momento de conocerse se desempeñaba como defensor de la política de salud en un grupo de Washington DC.

Si bien en ese momento no entablaron ningún diálogo unos meses más tarde Sara recibió un mensaje por medio de Facebook, después de tener varias conversaciones en línea y algunos encuentros casuales un día arreglaron para salir a cenar.

En su primera cita notaron que tenían una historia en común, además de compartir la pasión por la política y el derecho y por muchas cosas más de la vida cotidiana que disfrutaban juntos.

Una mala noticia

Vivir un amor para siempre
Fuente: Medium

La pareja era feliz, disfrutaba de esas pequeñas cosas diarias que generaban entre ellos más y más amor. Todo marchaba sobre rieles hasta que meses más tarde de conocerse Andrew fue diagnosticado con cáncer oral en la lengua, Sara empezó a prepararse para vivir los meses más difíciles de su vida. El cáncer fue diagnosticado en septiembre de 2013 y en octubre Andy se sometió a una cirugía en la que perdió parte de la lengua, zona que fue reconstruida con un injerto de su brazo.

Después de la operación tuvo que aprender a comer y hablar nuevamente, además de pasar por un fuerte tratamiento de quimioterapia y radiación, lo que provocaba fuertes dolores que apenas le permitía respirar sin sentir punzadas en la boca.

En abril, luego de su gran lucha, fue declarado ‘libre de cáncer’, si bien sabía que aún no estaba totalmente fuera de peligro ya estaba en condiciones de empezar a hacer planes para su vida.

Lamentablemente en julio de ese mismo año comenzó con fuertes dolores en el tórax, al pasar por varias pruebas y una estancia corta en el hospital le dijeron que el cáncer había regresado y que ahora se había extendido a sus pulmones.

Una propuesta llena de amor

Vivir un amor para siempre
Fuente: Medium

El día siguiente de la nueva noticia Andrew le propuso a Sara matrimonio: “Si resulta que este es incurable, ¿te casarías conmigo?” Por supuesto, la respuesta fue afirmativa. Andy siempre había querido casarse, pero antes de este nuevo diagnóstico, nunca tuvo apuro.

Al recibir la mala noticia la pareja tuvo la sensación de que se les acortaba la vida. En este caso la esperanza no era demasiado grande, le dijeron que pese al tratamiento no les garantizaban una larga vida. Después de llorar y llorar por unas semanas decidieron juntar fuerza y seguir adelante con la boda.

El tratamiento debería comenzar antes de lo planificado, a esta conclusión llegaron los médicos después de unos estudios. La pareja tuvo miedo de tener que cancelar los planes. Sus esperanzas de vida eran casi nulas, Sara escuchó a Andy en una conversación con su medico: “¿Así que creo que puede tener sólo dos semanas?” preguntaba Andy, el médico le respondió con un frío ‘Si‘.

Tienes que decidir si va a querer ir a un respirador. Sólo tienes que saber, sin embargo, dada su condición, si vas a un respirador, es probable que nunca sería capaz de ser retirado. Y para ponerle en un respirador, que tendrá que ser sedado, y, dada su condición, es probable que nunca se despierta “.

Andy había estado luchando mucho para vivir y no quería morir. Si bien muchas personas de su entorno aconsejaban cambiar la fecha de la boda, Sara explicó que no iban a mover la fecha a pesar de los cambios en el diagnóstico.

Un amor ‘por siempre y para siempre’

Vivir un amor para siempre
Fuente: Medium

Cuando salió de su estadía en el hospital el primer día en el apartamento el obispo Gene Robinson, amigo de la pareja, se reunió con ellos para discutir la posibilidad de la boda. Robinson es el primer obispo abiertamente gay.

El obispo y un grupo de amigos ayudaron mucho en la planificación y organización de la boda. Había mucho que hacer y los tiempos eran limitados ya que la vida de Andy se iba deteriorando cada día más, hasta la alimentación era todo un trabajo para él.

Andy dormía gran parte del día y las actividades eran realmente muy limitadas.

El día de la boda

Vivir un amor para siempre
Fuente: Medium

Llegó el día esperado y si bien todas las parejas lo viven llenas de entusiasmo y nervios era pareja lo tuvo que tomar con calma. Los familiares llegaron desde los puntos más alejados de la ciudad.

Ese día Andy tuvo una fuerte descompensación, estaba despierto pero sus signos vitales estaban en el peor momento. Sara recuerda que: “Por suerte, mi hermano, un oncólogo de radiación, se había ofrecido a estar con Andy mientras se vestía para la boda y estaba allí ayudar.

Tuvieron que llamar al servicio de emergencia, quienes entraron al apartamento abriéndose paso por los suministros de la boda. Los paramédicos realizaron un electrocardiograma y consultados con el hermano. Andy fue firme en que no quería ir al hospital, sabiendo lo que eso significaría para la boda y por sus posibilidades en la quimioterapia. Con sus signos vitales normales el grupo de emergencia aceptó.

Sara nunca pensó que su boda sería así. Afortunadamente Andy pasó la ceremonia sin problemas. Luego de tomar algunas fotos y pasar unos minutos con sus amigos decidieron volver al apartamento. Andy se encontraba agotado.

Las primeras horas del matrimonio transcurrieron en calma, con largas horas de sueño y problemas. Un par de días más tarde Andy tuvo que ser hospitalizado para empezar un tratamiento con el fin de perpetuar su vida. Llegaron a Hopkins para cumplir primero con su oncólogo antes de iniciar la quimioterapia.

Vivir un amor para siempre
Fuente: Medium

Los médicos señalaron que la situación empeoraba hora a hora, la necesidad de oxígeno era inminente. En un momento tuvieron una reunión con una enfermera en la que deberían tomar la cruda decisión de, en el caso de ser necesario, si seguiría con su vida en estado vegetativo o no. Frente al papel Sara sintió miedo. Finalmente Andy marco el casillero que anunciaba: ” Si mis médicos certifican que estoy en un estado vegetativo persistente … y no hay ninguna expectativa razonable de que nunca voy a recuperar la conciencia … Guárdame cómoda y permitir la muerte natural que se produzca “.

Llamaron a su familia para que estuvieran lo más cerca posible en esos momentos y durante los siguientes dos días se iban rotando en grupos para estar juntos en el hospital. Un día después de ser admitido, estaba inconsciente casi todo el tiempo.

El miércoles 27 fue el último día en que Andrew estuvo despierto. Justo antes de volver a dormir por última vez, Sara le dijo “Te amo.” Él levantó las cejas y juntó la energía para decir cuatro palabras de nuevo. Estas palabras serían las únicas palabras que hablaría de ese día y las últimas palabras que iba a hablar físicamente nunca. “Yo también te amo.

Agregar más palabras a esta gran historia de amor sería inútil, de mal gusto de mi parte. Reflexionemos acerca del amor y de lo importante que es la lucha ante la adversidad.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here