¿Quieres casarte conmigo?

Quieres casarte conmigoLa pedida de mano es una costumbre ancestral que se ha ido perdiendo con el paso de los años. Aun así, todavía son muchas las familias que siguen celebrando la pedida de mano y se prepara como un acontecimiento de gran relevancia. Aunque se trate de un mero acto protocolario, muchas parejas deciden formalizar su relación ante familiares y amigos cercanos en una celebración, más o menos, rimbombante.

En la antigüedad, la novia necesitaba el consentimiento de su padre para casarse y el novio tenía que solicitar este consentimiento explícito, mediante la “pedida de mano”. Este hecho, además también servía para que las familias del novio y la novia se conocieran y realizar las presentaciones oficiales.

En la actualidad, muchas parejas realizan este encuentro entre familias antes de que se lleve a cabo la celebración de la boda y, aunque no se trata de pedir autorización para que la unión se lleve a cabo, sí que sirve para que los progenitores de ambas partes, puedan conocerse y entablar cierta relación antes del día del gran banquete.

Para la pedida de mano oficial, se suele organizar una cena o comida con ambas familias con el fin de aprovechar este ambiente distendido y sociable para que ambas familias se conozcan y se traten. Antes o después, se procede al intercambio de regalos entre los novios. Hay quien prefiere hacerlo después de la comida, cuando la situación se ha relajado un poco y se puede llevar con mayor naturalidad.

pedida de mano1Con respecto a los regalos, cada pareja puede hacer lo que crea más oportuno o conveniente, aunque la tradición señala que la novia le regala un reloj al novio, mientras que él hace entrega del anillo de compromiso, lo que da por formalizada la relación y, como su propio nombre indica, el compromiso a celebrar el futuro matrimonio. También es posible que el novio haya entregado el anillo de compromiso con anterioridad, cuando le propusiera en matrimonio a su pareja en la intimidad, por lo que, en ese caso, se suele regalar un brazalete, colgante o algún otro elemento de joyería.

En este aspecto, como en todos los que conlleva la celebración de una boda, se puede ser más o menos original o tradicional. Hay quien la pedida la quiere hacer tirándose en paracaídas, movilizando a todo un regimiento o a través de un programa de televisión. Cada cual tiene su propio concepto de romanticismo y para gustos… las pedidas.

 

Ir arriba