-

Relajación prenupcial

relajacionLos días previos a la  boda suelen ser de mucho estrés. Los nervios están a flor de piel, se acerca el gran momento y queremos que todo salga perfecto.

Has estado supervisando todos los detalles, has tenido tiempo para preparar todo el acontecimiento, está todo dispuesto para celebrar el gran día, sin embargo, llegan los nervios, las dudas y la preocupación por que todo salga como lo tienes previsto.

Las preocupaciones y determinadas situaciones nos provocan alteraciones en el sistema nervioso que puede perjudicarnos tanto física como psicológicamente.

Hay un dicho que plasma perfectamente este hecho; el rostro es el reflejo del alma y no queremos que nuestro rostro refleje el estrés, sino todo lo contrario, queremos estar radiantes ese día.

Al margen de que nos demos un homenaje asistiendo a un centro spa para poner en práctica alguna técnica de relajación y embellecimiento, como aromaterapia, chocolaterapia u otra terapia alternativa que nos ayude a eliminar tensiones, limpiar nuestra piel y obtener un resultado brillante, también podemos practicar una de las formas más sencillas de relajación, que podemos realizar cómodamente en casa, aprovechando cualquier momento.

Podemos sentarnos en una parte tranquila de nuestro hogar, cerrar los ojos, controlar la respiración y dejar que los músculos se relajen. Existen técnicas de relajación muy prácticas y sencillas que puede realizar uno mismo.

Podemos acompañarnos del sonido de una música agradable, del aroma de un suave incienso y de la luz de una tenue vela para conseguir que nuestro hogar se convierta en el más reconfortante balneario y disfrutar de la paz interior que logremos.

Hay ejercicios específicos que facilitan la relajación de los músculos y técnicas que ayudan a que la mente se concentre para aumentar el nivel de conciencia.

Asimismo, también hay otras actividades que pueden relajarnos como la lectura de un libro, escribir, realizar manualidades, cuidar las plantas…

En un estado relajado, conseguimos un descanso profundo, una mejor oxigenación y estabilidad, disminuyendo la ansiedad, aumentando la confianza en nosotros mismos y en que el día de la boda será absolutamente perfecto.

Obtendrás beneficios tanto físicos como psíquicos que te ayudarán a disfrutar del gran día y a eliminar la tensión que se haya instalado en tu rostro y en tus músculos.

 

Lo último...