Vivir sin vida, ¿es vida?

Vivir sin vida, ¿es vida? quién pone los límites, quién sabe que es vivir postrado, es un tema complicado, ¿es mejor una muerte digna y rápida antes que una vida terrible?, sin moverse, hablar, sentir,  y si sientes…sólo dolor. Haciendo depender a personas de tu situación, para que nunca más te vuelvan a ver sonreír para que solo te vean conectado a una máquina de la que dependes.

vivir sin vida

Hoy os traigo un poema dedicado al tema tan delicado que traigo hoy, que invito a la reflexión de cada uno, y que vaya más allá de ideologías políticas o religiosas, sobre la eutanasia, busco un ejercicio de empatía, y anteponiendo que ninguna posición es más valida que cualquier otra, me parece un tema tan personal, que ninguna persona es nadie para decidir que su punto de vista es el correcto. Aquí os dejo con el poema, extraído del libro «Poetas al unísono» editado por Casa Eolo.

 

Vida, que no es vida.
Vida, que no es muerte.
¿Qué es tu vida?
¿Qué es la mía?…
un aguijón de dolor que
se clava día a día.

Con los ojos me pides libertad…
libertad que tu alma anhela;
pero solo tu mente tiene,
la llave de su condena.

Y aunque hace tiempo la tiró,
al mar del desconsuelo;
buceando entre tormentos,
la recogí del suelo.

En cada instante te la entrego
entre besos y abrazos;
con el corazón arañado,
por ver el tuyo dañado.

Mas tú no quieres cogerla y
tus ojos me piden otra libertad:
la absoluta… la eterna…
y me dicen… sin dejar de mirar…
¡Quítame el dolor!
¡Arráncame el aguijón!

Me parece un poema precioso, más allá de que estéis de acuerdo o no con su contenido. Esto al fin y al cabo es un blog, y por eso me permito el privilegio de depositar aquí mi opinión en este post, de un tema tan delicado.

Según mi punto de vista, la vida es demasiado maravillosa, como para vivirla conectado a una máquina de respiración, donde no puedes hacer absolutamente nada más que no sea sobrevivir de mala manera día tras día. El cuerpo tiene vida, pero el alma dejó de tenerla en esos casos. Las teorías de después de la muerte son infinitas, cada uno tendrá la suya, pero si de verdad hay algo después, no me puedo imaginar que sea peor que lo que esas personas tienen que pasar, y ya no hablemos de sus familias.

Repito que es un tema tremendo de dureza y complicación, pero son casos que se dan, situaciones en las que, ojalá no, nos podemos ver, y que invita ciertamente a la reflexión. Para mí, una muerte digna, es terminar de la mejor manera una vida que ya nunca más sería eso, vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here